viernes, 18 de agosto de 2017

Alejandro entrevistado por Granma


La niebla que pasa

Alejandro González Bermúdez sabe que la poesía está en la vida. Que ella misma lo es. Así lo expresó recientemente en entrevista que le realizara la colega Madeleine Sautié, del periódico Granma

Foto: Madeleine Sautié Rodríguez


Alejandro González Bermúdez (Camagüey, 1964) sabe que la poesía está en la vida. Que ella misma lo es. Tal vez no lo había advertido del todo hasta que un día ya lejano escribió un poema de esos cuyos versos «construyen» un suceso verídico.

«Ese poema es una historia real. Había tenido una cita con mi novia. Yo era militar. En medio de un ejercicio estratégico en toda la provincia habíamos acordado vernos en un hotel. Así lo hicimos. A media madrugada sonó el teléfono. Y volé en aquella bicicleta china. Solo quien me llamó sabía dónde encontrarme. Ella nunca me perdonó que la dejara sola en aquella habitación hasta el amanecer».

El poeta habla de El asunto es estar localizable, que abre su primer poemario, Como un delfín después de la acrobacia (1997). Más tarde la sugestiva línea serviría de título a una selección de poesía cubana rubricada con el sello de Ediciones Oriente, razones por las que ya cobra méritos González Bermúdez; sin embargo, no son los únicos.

Junto a esa referencia, ocho poemarios publicados y un arduo trabajo como promotor cultural, un nuevo hecho engrosa la valía del poeta: la publicación de su poemario La pasada niebla (Editorial Ácana), cuya lectura descorre algunas máscaras cotidianas para mostrar las grisuras de una etapa de la vida que no renuncia a hallar –y esto se nota– de nuevo los colores.

«Este cuaderno nace de la decepción, del dolor literalmente emocional a un costado del pecho, de esa punzada inexplicable que se te clava ante algo que no esperas. Hubo un tiempo en que de todo desconfiaba, pero no dejaba de creer en eso del mejoramiento humano».

Historias desgarradoras, llenas de interrogantes incontestables tras tocar fondo, emergen en estos versos donde extinciones y nulidades parecen empoderarse de la voz lírica que es aquí el poeta mismo. De señales mal leídas, jugarretas y «golpes más visuales (…) que el dolor no reconcilia si se trata de ausencias viscerales», de trampas, muertes súbitas de la conciencia, promesas desmayadas e impías conclusiones, que reniegan de la lucecita salvadora al final del camino, están llenos estos versos claros hasta la médula y contentivos de un daño que solo repara el amor filial, despojado de las culpas que en el acto mismo de la escritura aniquilan a quien pone al hijo a salvo.

El diálogo versado y contundente con Manuel Alejandro –a quién muestra el jolgorio falso de verdades maquilladas que evitan mostrarse tal cual se está, después de las traiciones– se trueca en el bálsamo que suelen ser los hijos cuando el desencuentro con lo repentino se arrellana con impúdica desfachatez.

«La relación con mi hijo en muchos casos fue mi desahogo». Y nadie lo dude: es descarga, pero también protección y auxilio. Si acaso no estoy delante / de ti cuando la aventura / sea el zarpazo que apura… / si acaso yo me demoro / me buscas en algún poro / que te dejé en la ternura. Sin embargo, la niebla pasa… Más para delante, hay casas… y versos en los que la oscuridad clarea y poco a poco lo turbio se disipa. El deshielo cicatriza, la dolencia empluma y los pies al fin se mueven.

Al menos así se siente cuando se sale a caminar «sin miedo los empedrados pasadizos de la muerte». No importa si no es con la ilusión intacta o con el espejismo a pedir de boca. El asunto es estar de caminante, aunque sea «como un paria feliz que muestra con orgullo cierta resistencia».

Versión original: La niebla que pasa


Alejandro González Bermúdez es miembro del Grupo Ala Décima y coordina sus asuntos en la provincia de Camagüey. En junio pasado, durante su participación en el Quinto Festival Internacional del Grupo Toda luz y toda mía en Sancti Spíritus —en el cual actuó como jurado de su certamen de décima escrita—, tomó parte de la expo colectiva Alianzas, en el Museo de Arte Colonial de la ciudad del Yayabo —cuadros decimados, fotos y pinturas en las cuales el poeta se inspira—, cuando Alejandro y Marco Antonio Calderón aportaron sendas estrofas para “literaturizar” una fotografía digital que muestra un ánfora atesorada por esa institución. Esta es la de Alejandro:


No soy ánfora romana,
soy la versión de su halago;
soy memoria y me deshago
cuando un gesto me engalana.
Soy toque de porcelana,
del bronce la desnudez
tocada en exquisitez
por la razón del artista
con asas que a simple vista
son mis dos brazos después.


INFORMACIONES RELACIONADAS:



MÁS SOBRE ESCRITORES DECIMISTAS DE ESTA PROVINCIA:







jueves, 17 de agosto de 2017

La décima es un árbol y una expo a Fidel


Por los 10 años de la tertulia
 
Nos reporta la poetisa e investigadora Mariana Pérez Pérez, fundadora y conductora de la tertulia La décima es un árbol y representante del Grupo Ala Décima en la provincia de Villa Clara, actividades de adelanto de la celebración de los 10 años de la tertulia, que será el 15 de septiembre

Saludos, hermanito. Te cuento que el sábado inauguramos en el Museo de Artes Decorativas la exposición "Con arte para Fidel: Tesoros del pueblo", donde se muestran las piezas donadas por el Comandante en Jefe y, junto a ellas, las décimas que se les dedican en el Catálogo rimado. La dirección del Museo me hizo el honor de utilizar para la expo el título del número especial (artesanal) que hice con motivo del fallecimiento de Fidel. Lo verás en las fotos.

Están todas las carpetas del Catálogo rimado, quien desee puede mirar las décimas.

Un cuaderno artesanal con décimas a Fidel, todas del Catálogo rimado. Número Especial, por la muerte del Comandante.

 Las décimas junto a la pieza (botella con carroza adentro).

 Un niño del público junto al Nido de cristal. Esta fue la primera pieza presentada en la tertulia (21-9-2007). Catálogo rimado Nº 1.



DE LA AUTORA DEL REPORTAJE:
Muestras de la obra poética de Mariana Enriqueta Pérez Pérez, pueden verse mediante los siguientes enlaces con el blog Odiseo en el Erebo y la antología on line Arte poética. Rostros y versos, ambos del poeta salvadoreño André Cruchaga. Varios estudios realizados por ella aparecen en nuestra sección Decimacontexto: Polizón en la aljaba de Eros, sobre la décima de amor escrita en Villa Clara. Las albas rumorosas, acerca del libro Jiras guajiras, de Samuel Feijóo. La décima cubana durante las guerras de independencia: los poetas de la guerra, interesante aporte sobre ese período. La décima escrita en Villa Clara, sobre la poesía concebida en estrofas de diez versos en esa provincia. Entre los reconocimientos merecidos por su obra en versos, está en el 2013 la mención que recibió en el concurso Oscar Hurtado. En septiembre del 2014, mereció el Premio del VI concurso nacional de glosas Jesús Orta Ruiz, Indio Naborí por su conjunto Embriaguez (rosa, espada, luz). En el 2015, publicado en nuestro sitio su poema A Caracas, en solidaridad con Venezuela. En ese mismo año, mereció el Gran Premio en el VIII concurso Décima al filo.



MÁS SOBRE LA DÉCIMA EN ESTA PROVINCIA:







miércoles, 16 de agosto de 2017

Un poema de Yoerky a Fidel


Renaces en cada canto

Tomado de Juventud Rebelde

Muy reciente el aniversario 91 del natalicio del Líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, compartimos este poema en décimas del poeta Yoerky Sánchez Cuéllar, fraterno colaborador nuestro. El autor es diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, fue director de la revista Alma Mater y actualmente es subdirector de Juventud Rebelde. En nuestros archivos, su respuesta en décimas a un mensaje de Fidel a los parlamentarios cubanos y sus Décimas por la Paz, en acto efectuado en la escalinata de la Universidad de La Habana, ambos conjuntos en el 2010. Del 2013, décimas de apoyo a la campaña por la liberación de los Cinco. En 2015, una reseña sobre él: Poeta desde niño. Décimas que escribió cuando tenía 11 años, para un acto de fin de curso en su escuela primaria. También de ese año, el poema Los lamentos para luego, en solidaridad con el hermano pueblo de Venezuela. De 2016, su texto NI deprisa ni despacio, estrofas por el VII Congreso del Partido. De ese mismo año, en septiembre, su conjunto Una increíble ironía, en solidaridad con el pueblo de Brasil, y en octubre, su poema El tronco común, crónica en versos sobre la recuperación de los daños ocasionados por el huracán Matthew en el oriente del país.


RENACES EN CADA CANTO

1-
13 de agosto, Birán...
Tierra fértil, patria cuna,
luz de semilla oportuna
entre cedro y caguairán.
Se asoma un Ángel guardián,
abre del cuarto la puerta,
y ve a Lina muy alerta
contemplando con cariño
el dulce sueño de un niño
que la mantiene despierta.

2-
De Birán el niño aquel
sale gigante de empeños
mientras que también los sueños
siguen creciendo con él.
Ya lo que el joven Fidel
se propone, lo conquista,
una carga futurista
que el Padre Llorente viera
pues «Fidel tiene madera
y no faltará el artista».

3-
Frente al odio sanguinario
va al Moncada a combatir
para no dejar morir
a Martí en su centenario.
Inspirado en su ideario
sube al Granma y a la Sierra,
y luego, al ganar la guerra,
cuando dice Patria o Muerte
sabe echar también la suerte
con los pobres de la tierra.

4-
13 de agosto. No hay llanto.
Estás más alegre y vivo.
Y de traje verdeolivo
renaces en cada canto.
No hay tiempo para el quebranto
ni el lamento inoportuno.
Retoñas en cada uno
que siga tu fe triunfante;
vives aquí, Comandante:
Felices 91.



ANTERIOR SOBRE EL TEMA:

EN NUESTROS ARCHIVOS:







domingo, 6 de agosto de 2017

Tecla con Ala en Guaracabulla


Sueños al centro de Cuba

Aunque esta vez no pudo participar ningún miembro del Grupo Ala Décima, por su alta espiritualidad y la presencia siempre de décimas en sus encuentros, sentimos como “Tecla con Ala” la cita que en julio, una vez más, celebró el movimiento de tecleros, seguidores de la columna La tecla del Duende, del periódico Juventud Rebelde, continuadora de La tecla ocurrente, de Guillermo Cabrera Álvarez, para recordar su partida física, diez años atrás

 Solidaridad, honradez y bondad fueron algunas de las esencias compartidas por periodistas y lectores en este ocurrente encuentro. Foto: Jesús Arencibia

Ampliado de Juventud Rebelde

Habíamos preguntado, para recordar al cronista a diez años de su ausente presencia, ¿qué es lo central para ti? Y Nayeli González Prada, una tímida y preciosa niña de Guaracabulla, respondió desde la hondura de sus 13 años: «Es el órgano principal de mi sistema. Es la fuerza que me impulsa a levantarme cada vez que la vida me golpea. Es como el motor para los autos, como la raíz para las plantas, como el brillo de las estrellas. Ella es mi motor, mi raíz, mi brillo. Ella es mi madre. No llores, mamá, me dijiste que un libro era un sueño, y en mi libro yo decidí escribir sobre ti, porque tú eres mi sueño más hermoso, el centro de mi vida».

Como esta, traigo un manojo de ternuras del centro de la Isla: las que hablan de la angustia de los duendes de Holguín —Cary al frente— por llenar una guagua y no perderse el abrazo; las que describen cómo los espirituanos de Arminda no cupieron en su vieja Girón V y trajeron desde allá el poema de Nidia, porque ella, enferma, no pudo sumarse, y el jabuco de libros de Teresa Toyos, solo con su nombre y teléfono en la primera página, para que la llamaran de vuelta. No se me despintan los desvelos de Katy, la anfitriona estelar, o la conducción en palabras y en canciones, respectivamente, de Pablo Mirabal y Michel Madero. Conservo la imagen de los pirograbados de Yeni, que por cualquiera de sus costados siempre regalaban algo para ennoblecer la existencia. Me destella en el recuerdo el esfuerzo enorme de los trabajadores de la UBPC, de la CCS Luis Ramírez, del Consejo Popular, de la escuelita Enrique Villegas y de la Casa de Cultura, todos guaracabullenses, por garantizar asientos, audio, opciones culturales y almuerzo para tantos visitantes. Y la callada entrega de choferes y logísticos de uno y otro terruño. No olvido que las autoridades del Partido y Gobierno de Placetas y la radio local se sumaron con entusiasmo a la idea que va por 11 ediciones y promete apuntar al infinito. Tantos amigos, tantos nombres, tanta emoción, como la de Nieves, que casi no pudo hablar, pero estuvo allí para recordar que una década antes prometió a Guillermo Cabrera Álvarez una peña en Las Tunas y era, hace ya una década, vibrante realidad...

Y en medio de todo, en esta tecla No. 500 después del reinicio de 2007, una certeza: aunque «los sueños, sueños son», a veces, también, pueden ser la vida.

 Algunos que comenzaron en esta familia mayor de JR siendo apenas niños, asistieron al encuentro de la mano de sus hijos. Foto: Jesús Arencibia

 La encantadora voz de la espirituana Ivet Echemendía Cepeda deleitó a los amigos con temas clásicos y actuales. Foto: Jesús Arencibia


Versión original: Sueños al centro de Cuba


Yayabo y Holguín a todo tren

Con el placer inefable de regalarse amigos y buenos momentos, las tertulias que multiplican esta diminuta columna en varias provincias del país siguen acumulando historias. Así, este julio, además de nuestra peña gigante en el centro del caimán, festejaron sus cumpleaños las familias tecleras del Yayabo y Holguín. En tierra espiritual y santa estuvo mi colega Mileyda Menéndez, y de allá nos cuenta:

«En el museo espirituano Serafín Sánchez, cuatro generaciones reunidas en el cariño hacia la Tecla celebraron el onceno aniversario de su encuentro fundacional. Yanela, Carlos, Yoania, Arminda y otras almas iniciadoras contaron las peripecias de aquella primera tertulia, y entre todos recordamos anécdotas de entonces en campismos del territorio y expediciones a otras provincias para realizar hermanamientos o acompañarlas en sus respectivas festividades, así como los lauros obtenidos en certámenes literarios, como el concurso Cartas de amor, y las convocatorias de esta propia sección.

 En Sancti Spíritus ocurrentes de cuatro generaciones renuevan sus afanes. Foto: Mileyda Menéndez

«También se honró el vínculo provechoso con la UJC provincial, varias instituciones culturales y la Cátedra del Adulto Mayor, y se agradecieron los gestos favorables de muchas personas que, sin ser “tecleros activos”, han contribuido a perpetuar los teclazos en esa ciudad. Como evidencia risueña se mostraron fotos de las pasadas aventuras y se intercambiaron regalos en la tradicional rifa misteriosa que caracteriza a la peña espirituana».

En la Ciudad de los Parques, la cita de duendes también fue mucho con demasiado. El Club Siboney, con sus más de cien sillas en el salón, quedó pequeño para acoger a los entusiastas y sus acompañantes. Cary, guardiana de la disciplina y el cariño, tomó la batuta de inmediato. La tarde tuvo de todo: desde juiciosos reconocimientos a instituciones y organismos de la provincia que apoyan las aventuras de esta guerrilla —PCC, Gobierno, UJC, Ómnibus Escolares, Servicios— hasta el despelote del «dímelo cantando», que tanto gusta al pequeño Jorgito. Cake, almuerzo delicioso, regalos para los niños, recordatorio de cumpleaños individuales, complicidad del programa radial Tiempo de plenitud (y, al día siguiente, del televisivo A buen tiempo); remembranza feliz de una larga lista de empeños y logros que colmaron los 12 meses desde julio de 2016; recibimiento a dos «embajadoras» gozosas de Guaracabulla; y planes, muchos planes para ahorita mismo. Cuentan que hasta quien no sabía (ni sabrá) bailar, terminó seducido por una bailadora divina. ¿Acaso se puede pedir más?


Versión original: Yayabo y Holguín a todo tren


En la cita de Guaracabulla, Juventud Rebelde reconoció el trabajo del periodista y poeta Jesús Arencibia Lorenzo al frente de este movimiento, el cual incluyó la siguiente estrofa de la joven y talentosa periodista y poetisa repentista Yunet López Ricardo:

MIL TECLEROS Y UNA ESTRELLA
 
Cuando Guillermo se fue,
el Duende nació en Jesús.
Dos hombres: la misma luz
diez años después se ve.
Rebeldes trillos y un pie
que dejó ocurrente huella.
Y ante cada frase bella
que escribió Guillermo un día
Jesús por él lograría
mil tecleros y una estrella.


Encuentros similares de “Tecla con Ala” se produjeron antes en mayo del 2009 y en febrero del 2010, este último como parte del programa por el décimo aniversario del Grupo Ala Décima, así como en febrero del 2011, en junio de ese año, por el Día de los padres, en febrero del 2012, en marzo del 2014, cuando los tecleros de JR celebraron dos cumple, el 13 de la La tecla y el noveno de las tertulias de los seguidores de esa sección del periódico Juventud Rebelde, y en julio del 2015, durante el noveno encuentro nacional de las tertulias de JR con sus lectores, en Guaracabulla. Y en febrero de este 2017, cuando los tecleros se encontraron en el patio del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (Icap) para festejar los 16 años de la columna y los 12 de sus peñas ocurrentes en diversas provincias: Periodismo de familia.






miércoles, 2 de agosto de 2017

De Luís Paz (Papillo), Premoniciones


Un estremecedor poema
de eterno amor filial
 
La pérdida del ser que nos dio la vida es sinónimo de un dolor tan inapagable como inenarrable. Sin embargo, los poetas tienen necesidad de intentar llevarlo a las letras, a los versos. De Luis Paz Esquivel, director del Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado, puede ver en nuestros archivos, sus décimas solidarias con Puerto Rico; una estrofa improvisada en solidaridad con el pueblo de Haití, víctima de un terremoto; su participación en los encuentros de premiación del concurso nacional Ala Décima; en el 2010, en la Jornada Cucalambeana, junto a Emiliano Sardiñas, cantando a los premiados del concurso iberoamericano Cucalambé; del 2013, su poema a Chávez Hugo, Comandante-hermano; y de ese mismo año, sus décimas improvisadas por los Cinco durante un concierto de solidaridad con la causa de los antiterroristas cubanos.


PREMONICIONES

¡¡Mi madre está en la cocina!!…
…¡¡siento el olor del café!!…
…¡¡el beso que le dejé
esperándola en la esquina…
ya no está!!! ¡la golondrina
que abre todas las ventanas,
es el ángel de sus canas
que incesantemente evoco!
viene a regalarme un poco
de sol para mis mañanas.

¡¡No hay dudas, es mi mamá!!
¡¿vendrá a aliviarme esta herida
de la primera caída
que me doy y ella no está?!
¡¡¿será posible?!! ¡¿será
que de algún modo se entera
de cuán hondo me lacera
este andar desorientado,
este no ir a ningún lado
porque en ninguno me espera?!

Anda vestida de estrella
-así, es que alumbra el amor-
-¿y aquel monstruo? -Es el dolor
que sufrió, se aleja de ella.
Alta de ternura, y bella
de tanto afecto entregado
se me aproxima, he notado
que en sus mejillas de argento
ya no habita el sufrimiento…
¡¡¿qué doctor la habrá curado?!!

Voy a acariciarle el pelo
y se deshace en neblina,
yo sé que está ahí, camina
envuelta en mágico velo;
vuelve, me exprime el pañuelo,
me prepara un biberón
de recuerdos -la aflicción
por las mejillas me rueda-
me da un beso, y se me queda
dormida en el corazón.


Tomado del blog aserranoss. Versión original:

MÁS EN NUESTROS ARCHIVOS: