domingo, 21 de julio de 2019

Cuando Da igual no da igual


Una tertulia de estirpe juvenil

Bajo un rótulo que engañosamente pudiera sugerir indiferencia, se encamina a su primer año, que cumplirá en septiembre, la tertulia Da igual, el tercer jueves de cada mes, a las 4 de la tarde

 Parte del público que colmó la Sala. Fotos tomadas de las páginas Facebook de Giselle Lucía Navarro, Charly Salgado y Rossana Oliva.

La cita es acogida por la Sala Federico García Lorca del Centro Dulce María Loynaz (Calle 19 número 502, esquina a E, en el Vedado capitalino) y el guiño cómplice del título lo sustentan de este modo sus jóvenes anfitriones: “Da igual la poesía, la música o el color que les pongas a las tardes de verano, la creación tiene ese sortilegio de propiciar reencuentros”. Y es que se trata de un encuentro interdisciplinario donde los versos, los acordes y la plástica se interrelacionan entre sí, abiertos a dialogar con cualesquiera formas del quehacer artístico y literario.

 Los conductores y sus invitados del mes de julio. De izquierda a derecha los anfitriones Giselle Lucía Navarro y Charly Salgado; la artista de la plástica Rossana Oliva; el poeta Roly Ávalos, el trovador Silvio Alejandro, el artista visual e ilustrador Dayron Gallardo Bernazar y el poeta Boris Montalvo.

La tertulia Da igual fue fundada en el 2018 por el poeta Edel Morales y el trovador Charly Salgado. Desde mayo de este año el primero encargó la parte que le correspondía en la conducción a las manos de la novel escritora Giselle Lucía Navarro, justamente coincidiendo en el tiempo con numerosos reconocimientos a sus empeños literarios, a los que acaba de sumar una nueva acción comunitaria, que describe de este modo en su página de Facebook: “En el Centro Comunitario de Salud Mental de Playa comenzó a desarrollarse este viernes el encuentro mensual La Alegría de Vivir, en el cual los pacientes, como parte de su tratamiento, se vinculan de forma activa a la literatura, las artes plásticas y otras manifestaciones del arte”.

En este período bajo la batuta de Giselle, por la tertulia Da igual han pasado creadores de valía, entre ellos tres miembros del Grupo Ala Décima, los poetas Karel Leyva, Elizabeth Reinosa y Roly Ávalos, este último también codirector del Proyecto RolleX. En el encuentro de julio, además de Roly, estuvieron la ya asidua pintora Rossana Oliva; el trovador Silvio Alejandro, el artista visual e ilustrador Dayron Gallardo Bernazar y el poeta Boris Montalvo.


 Giselle durante su labor de conductora.

 Giselle “entrevistó” a Roly Ávalos.

 Roly Ávalos durante la lectura de sus textos.

De la repercusión del clima logrado por esta cita ha dado testimonio la reconocida artista de la plástica Rossana Oliva, fiel colaboradora y sistemática asistente de Da igual, quien se inspiró en la atmósfera del más reciente encuentro de la tertulia, y escribió en su Facebook:

“Según el Génesis bíblico en el principio era el verbo y el verbo era Dios, por tanto la palabra es poderosa y aún en boca de los mortales contiene los atributos de la divinidad. La palabra es el todo, el ladrillo fundamental con que se construye el universo. Puede ser oficialista, coloquial y hasta soez, pero también verso, magia, música, canción, imagen cuando se deconstruye a través del prisma sublime del arte para fermentar en las almas sensibles. Y es ahí donde adquiere su verdadero y más exquisito poder. Y algunos de esos seres hemos adquirido cierta adicción a este espacio, bajo los auspicios del Centro Cultural Dulce María Loynaz y la conducción de Charly Salgado y Giselle Lucía Navarro, anfitriones que nos conducen hacia un mundo de luz donde la palabra es la protagonista de los versos de Roly Ávalos Díaz (RolleX), poeta, editor, corrector del periódico Trabajadores, narrador, integrante del Grupo Ala Décima, quien comparte poemas de sus libros Mundo Pañuelo, Boca de lobo y El mar es el bar de un par. A través de su carisma y su talento innato para la rima nos habla del neorrepentismo, término acuñado por Alexis Díaz Pimienta para referirse a un género poético que pretende reinterpretar la décima y expandirla hacia sonoridades urbanas inverosímiles como el hip hop o la percusión para alcanzar un público más joven y heterogéneo. La palabra, inagotable, tremola desde los versos de Boris Montalvo Rencurell y la propia Giselle Lucia Navarro y se convierte en música, acompañada por los acordes de la guitarra de Charly Salgado y Silvio Alejandro Rodríguez, quienes se sumaron a la magia. Se vuelve inspiración, surrealismo, imagen onírica, ilustración, forma espiritual, transparencia sutil, en el soporte de la tela de Dayron Gallardo donde devuelve la poesía que la suscita. Y aún más, nos fecunda a todos, los que volvemos a casa con la poesía a flor de piel, esperando que se repita la magia inigualable que nos reúne en este espacio”.







jueves, 18 de julio de 2019

Ala Décima en Amauta


Un encuentro de familia

La Casa Cultural Amauta, de Pinar del Río, en complicidad con el poeta Jesús Arencibia, invitó a Pedro Péglez González, presidente del Grupo Ala Décima, para la presentación de su libro Con diez que se quieran bien

 El poeta y promotor cultural Lorenzo Suárez Crespo —anfitrión de la Casa junto a su compañera, la editora e investigadora Irma Rodríguez Curbelo— dio la bienvenida al invitado. Fotos: Cortesía de la Casa Cultural Amauta.


ALA DÉCIMA EN AMAUTA
 


Recibir a los amigos y cobijarnos bajo los influjos del arte es el mayor regocijo que siente nuestra familia.

Así lo concebimos durante el sábado en que se presentara por parte del poeta y periodista Jesús Arencibia Lorenzo el texto Con diez que se quieran bien, del apasionado promotor de la décima oral y escrita Pedro Péglez González; obra contentiva de un acercamiento a la actual décima escrita en Cuba y que motivara tan justa valoración y elogios, pues como bien apunta Jesús del ingente esfuerzo del autor:

… Palabra tras palabra, he ido comprendiendo que el imán de la poesía, el duende o diablillo de esta forma de ser y hacer, tiene que ver mucho con la coherencia vital de este hombre. Y no me refiero únicamente a sus dos premios iberoamericanos Cucalambé, sus libros de verso libre, sus tomos de crónicas periodísticas, su rostro en antologías nacionales y foráneas. Tampoco aludo a esa catedral, su sitio web Cuba Ala Décima, reservorio de información digital más grande que hay sobre esta forma estrófica, con más de 5000 entradas publicadas; donde, por solo citar un ejemplo, están disponibles los resultados y poemas ganadores de cuanto concurso sobre este molde creativo se celebra en la Isla y más allá. No estoy pensando en exclusivo en su presencia como conferencista, panelista o jurado en disímiles eventos del acontecer literario antillano, ni en la perseverancia con que centró por 25 años una peña comunitaria semanal en la Biblioteca Tina Modotti, de Alamar…

 El poeta y periodista Jesús Arencibia Lorenzo presenta el libro Con diez que se quieran bien.


Se trata entonces de un libro necesario dentro del contexto de las letras cubanas en lo concerniente a la riqueza creacional que marca hitos y estados de continuidad de la poética en décimas y que favorablemente va dejando huellas de perpetuidad en su condición lírica y conceptual, pues volviendo a sus comentarios, resume Jesús:

Dentro de los núcleos conceptuales diseccionados por Péglez destaca el que ha denominado: revitalización de la décima escrita cubana contemporánea, proceso que, considera, se extiende desde la década del 80 del pasado siglo hasta nuestros días, con periodos de mayor intensidad que otros, pero siempre en espirales ascendentes y gananciosas para la poesía cubana toda.

No escapan al ojo clínico del analista las esenciales figuras, instituciones, eventos y movimientos que, al interior del citado complejo, han ido multiplicando en más tres décadas el radio de acción de la décima, como tampoco las fuertes barreras de prejuicios, olvido, utilización instrumental-propagandística y falta oportuna de promoción y jerarquización que ha debido vencer esta vertiente del lirismo.

De igual modo el libro es valioso testimonio de la sorda lucha entre «el fantasma del menosprecio con que cierta zona de la intelectualidad cubana ha tratado históricamente a nuestra estrofa» y el «terco amor» de otra zona de los intelectuales: quienes la cultivan y/o defienden. Entre estos últimos destaca, singularmente, la fraternidad que define al movimiento agrupacional de los escritores, cualidad que —bien razona Péglez—, se traduce en enriquecimiento espiritual constante.

Para darle un toque de luz a la magia de este libro, estos versos de Jesús:

Hay latidos en el viento
de (In) vocación por el paria.
La procesión necesaria
Cántaro inverso y aliento—
fragua de a poco el cimiento
para un lírico sostén.
No vence el turbio desdén
al sacerdocio invariable.
Toda quimera es probable
Con diez que se quieran bien.

Qué mayor júbilo para este encuentro que dar paso a la cápsula sonora de los diez versos entre voces y cuerdas con ronda de poetas, tonadas, declamación y diálogos poéticos bajo el hado lírico de las improvisaciones.

 Numerosos creadores de la décima oral improvisada aportaron al encuentro.


Se fusionan así los lazos comprometidos y raigales de la Casa de la Décima Celestino García, la Casa Cultural Amauta y el Grupo Ala Décima. Los poetas Yasel García Cortez, Adriel Ceballos Delgado, Eloy Sánchez Padilla, Adelfa Velázquez Piloto, Juanito Rodríguez Cabrera y Anabeivi Rodríguez Alvarez, acompañados de las cuerdas, abordaron sus temas para la ocasión.

En esa búsqueda espontánea de los poetas a la hora de la improvisación, Yasel y Eloy en su diálogo cifraron ecos en lo heráldico de la poesía y su radiación lírica y sentimental.

Juanito y Anabeivi asumieron en sus vuelos versales la impronta de este libro y su autor como un regalo literario donde las miradas del lector podrán recurrir a la meditación, el análisis y las valoraciones de estas zonas en donde se descorre el velo de las generaciones en sus vertientes de continuidad y creación literarias, vitral del arte de la poesía.

Una tarde de sábado con sabor a letras y a punto cubano en las cuerdas con ese aliento espiritual que nos evocan los poetas y que, al bajar la escalera de caracol, dejan en las manos y en las miradas la necesaria intención del regreso.




INFORMACIONES ANTERIORES SOBRE EL LIBRO:

INFORMACIONES RELACIONADAS:

SOBRE ESCRITORES DECIMISTAS DE ESTA PROVINCIA: