miércoles, 19 de agosto de 2015

Fe de sencillez, en un libro de Guridi


Ya está publicado Fe de mí,
Premio Francisco Riverón 2014


Ampliado de Trabajadores


Una apuesta por las potencialidades de la dificilísima sencillez que propugnaba Azorín transita por estas páginas de versos. Su autor, Juan Carlos García Guridi, las tituló Fe de mí, con la economía de tres monosílabos cual si fueran notas musicales.

Se trata de la obra merecedora del Premio de décima Francisco Riverón Hernández en su edición del 2014, libro que Ediciones Montecallado, de la provincia de Mayabeque, hizo realidad en papel y tinta para la Feria Internacional del Libro del 2015.

Guridi (Batabanó, 1968) es un creador poco común: Poeta que se mueve con dominio en todas las estructuras poéticas, tiene escaño de reverencia para la estrofa de diez versos, la cual trabaja por igual como escritor y como repentista. Al mismo tiempo, es un acucioso investigador del género, con más de una obra publicada en libro como saldo de sus estudios. Toda esta combinación bien tiene que ver con la virtuosa característica apuntada al inicio para calificar a Fe de mí. Con esos recursos, el autor opta en su obra poética escrita por el tipo de expresión que parte de lo inmediato visible para invitar a la búsqueda —si no al hallazgo— de lo que no lo es.

Nazim Hikmet, el inmenso turco, era de los bardos que se inclinaban por esa opción, y alguna vez —cito de memoria— dijo preferir no el calcetín abigarrado y tupido, sino la media transparente que deja ver el pie: una envoltura que permita apreciar la armazón de palabras y que cualquiera pueda decir: “Eso lo hago yo”, pero si quita una sola de las células de esa envoltura se viene abajo todo el andamiaje.

Ese discurso, en algún modo directo, no le impide desde luego a Guridi atender a las sinuosidades y sutilezas de la existencia y el comportamiento humanos, en un universo de contradicciones como el que atrapa al individuo en la contemporaneidad. Para ello se sirve con frecuencia de rupturas de sistema, figura literaria apreciable, junto con deliciosos afanes lúdicos, en poemarios suyos anteriores como Country club y Norias. En el primero, ya la relación entre el título del libro y su contenido cuasi bucólico es en sí misma una ruptura de sistema. El segundo merece párrafo aparte, para detenerme en sus divertimentos poéticos.

Veamos las fricciones sensoriales que logra Guridi desde los comienzos de Fe de mí, en el poema en una estrofa que titula Declaración jurada:

Hay quien dice que el futuro / de mi país es incierto / y oro por no verme muerto / sin ser creyente. Por duro / que lo imaginen maduro / los frutos de la esperanza / y aun cuando el tiempo no alcanza / para después, me declaro, / feliz ante el desamparo / de mi propia desconfianza.

Juega Guridi con los sentidos y también con las estructuras. En Norias todo el libro es este novedoso modo de glosar la décima ideado por él, el cual, según sus propias palabras, se caracteriza por “un marcado sustento lúdico y se denomina noria por las vueltas que da en su sentido poético, ya que un mismo verso o pie forzado se va rodando de manera descendiente durante un total de diez estrofas”. En Fe de mí, varias veces el poema se asume en décimas monosilábicas, para un resultado que mucho tiene que ver con la atmósfera sublime del haiku.

Y a esta altura del análisis ya habremos comprendido que esa sencillez apuntada es una sencilla puerta que abre hacia muchas estancias. Eso se hace mucho más palpable hacia los finales del cuaderno, cuando una sección titulada Galería de los convidados nos invita a merodear los universos de varios grandes creadores, algunos de tan divergente ánima como Miguel Hernández y Lezama. A cada uno de ellos Fe de mí “le habla” en su cuerda, sin que el libro en su conjunto pierda el tono elegido.

Al segundo de los grandes maestros mencionados lo retrata aquí Guridi en el cariño de tres estrofas. Veamos la segunda de ellas, solo como botón de muestra, para cerrar esta aproximación a un volumen premiado en un certamen que ya está mereciendo mayor atención por el movimiento decimístico del país:

Encima del cenicero / un murciélago aluniza. / De repente la ceniza / se acomoda en el tintero. / El alfabeto se asoma / al climaterio y blasona. / Entonces el decidor / de silábico amasijo / disfruta del acertijo / postrado en el comedor.

Versión original con el siguiente link: Fe de sencillez


PREMIOS DE ESTE CERTAMEN:
—I concurso (1999) Viril mariposa dura, de Pedro Péglez González (La Habana, 1945).
—II concurso (2013) El libro del ángel gris, de Elizabeth Álvarez Hernández (Güines, Mayabeque, 1976).
—III concurso (2014) Fe de mí, de Juan Carlos García Guridi (Batabanó, Mayabeque, 1968).
—IV concurso (2015) Conversación con las piedras, de Luis Hernández Serrano (Calabazar, La Habana, 1943).


De Juan Carlos García Guridi, en nuestros archivos, su poema Otra carga por Rubén, dedicado al poeta y revolucionario cubano Rubén Martínez Villena. Entre otros libros publicados, merece atención particular su interesante decimario Norias, dado a la luz por la Editorial Unicornio, del Centro Provincial del Libro y la Literatura de la antigua provincia de La Habana. En el 2012, Guridi conquistó el Premio Extraordinario de la CTC en el XV concurso nacional de poesía Regino Pedroso. En el 2014, el Premio Francisco Riverón. En el 2015, el Premio Félix Pita Rodríguez. Además de poeta, Guridi es crítico e investigador literario. En nuestra sección Decimacontexto puede verse Los primeros poemas a Fidel fueron escritos en décimas, entrevista que le realizó Luis Hernández Serrano (miembro fundador del Grupo Ala Décima) sobre los textos poéticos dedicados por Carilda Oliver y Francisco Riverón al Jefe de la Revolución Cubana, en fecha muy temprana, cuando éste se encontraba en la Sierra Maestra, en plena guerra de liberación, al frente del Ejército Rebelde. De la autoría de Juan Carlos, mediante este enlace, De Ramiro Guerra, una décima improvisada, y un reportaje suyo del 2010, mientras cumplía misión en Venezuela. Es miembro del Grupo Ala Décima desde el año 2002 y su representante en la provincia de Mayabeque.


MÁS SOBRE ESCRITORES DECIMISTAS DE ESTA PROVINCIA:
MAYABEQUE