miércoles, 21 de septiembre de 2016

Ecos de Naborí


Desde Pinar del Río

Da continuidad a su sistemática y fraterna colaboración el poeta Lorenzo Suárez Crespo, desde la Casa de la Décima Celestino García, el Parnaso de los poetas pinareños, en la más occidental de las provincias cubanas

 En el Archivo Provincial de Historia, a nombre del Centro de Documentación Amauta, Lorenzo entregó en donación varias publicaciones decimísticas.


 
Nos vamos acercando al 30 de septiembre y sentimos la fragancia de la voz, el vuelo lírico y la santa bondad de un grande e inolvidable poeta, Jesús Orta Ruiz.

Las glorias pueden rememorarse por un segundo, un tercero o un desconocido que las trae a la luz, pero son más sensibles, diáfanas y enriquecedoras cuando las hemos vivido.

Tuve la dicha de conocer, departir con él y conjugar mis ideas más variadas con su verbo locuaz, persuasivo y siempre benefactor. A su lado, con Eusebio Leal y Rafaela Chacón Nardi, tuve la dicha de recibir como ellos el Premio Nacional de Cultura Comunitaria en la categoría de Personalidad en 1999 cuando el artista de la plástica Sosabravo nos obsequiara una de sus obras de cerámica alusivas al premio. Gloria que pertenece a los procesos de la oralidad y sus tradiciones autóctonas con la viajera peninsular como bandera.

Desde la década de los setenta en que coincidíamos en los eventos de talleres literarios, su presencia en los jurados de la décima se hacía voto de relevante permanencia junto, entre otros, al entrañable amigo Adolfo Martí Fuentes. La memoria selectiva me trae los recuerdos de cuando, con Raúl Ferrer y Adolfo Menéndez Alberdi nos visitó en Bahía Honda, 1993, para fungir de jurado en el Concurso de Repentismo Juan Cecilio Cruz.

Entre sus múltiples ocupaciones siempre hubo espacio para estar presente en cualquier parte del país donde se le invitara, desde los encuentros de la oralidad, los talleres literarios, concursos poéticos o acaso en la Jornadas Cucalambeanas donde por su égida personal y lo docto de su magisterio era factor esencial.

Naborí, como ha sido reconocido por los estudiosos de la estrofa mágica, se ha considerado un puente entre la llamada décima popular espontánea y la décima culta, términos para nada categóricos ni excluyentes, pero sí definitorios de dos tiempos donde el dial fue la obra naboriana. Así lo destacamos este martes 13 en el Archivo Provincial de Historia a nombre del Centro de Documentación Amauta cuando hacíamos donación de variados textos: Décima oral y escrita en Pinar del Río, las Antologías de la Décima y la Poesía Cósmicas, Los Cantares de Vueltabajo, Malaras refraneras, Sonetario cósmico, lírico y tanático, así como los cantos a Pablo León junto al cuaderno Cucalambé siempre y otros textos.

Gala campesina en el Museo Provincial de Historia.


Otro tanto nos reservó la gala campesina en el Museo Provincial de Historia unos días después con la presentación de las glosas a Naborí incluidas en la revista Carta Lírica, publicación del amigo Francisco Henríquez.

Y como colofón nos espera el sábado 24 a orillas del Guamá donde los ecos del Ranchón traducirán en versos las leyendas líricas y ejemplarizantes del bardo de San Miguel del Padrón, Premio Nacional de Literatura, cuyo nacimiento un 30 del mes de septiembre nos revela el Día Hispanoamericano de la Décima.

Casi parafraseando algo que hemos oído sobre José Martí, podríamos afirmar de Naborí que: es un misterio que siempre nos acompaña.


DEL AUTOR DE ESTA RESEÑA:
Lorenzo Suárez Crespo (Bahía Honda, Pinar del Río, 1943) Emblemática figura de la poesía en décimas en la provincia. Licenciado en Literatura y Español. Cuenta con una amplia trayectoria de trabajo cultural que le valió en 1999 el Premio Nacional de Cultura Comunitaria, numerosos premios literarios y varios libros publicados, entre los cuales tiene un peso considerable la poesía para niños. En el 2012 recibió el Premio José Vasconcelos, otorgado por el Frente de Afirmación Hispanista de México. De su autoría puede ver mediante estos enlaces los poemas La rosa y el pincel, Definición, ¿Por quién doblan las campanas?, así como otras tres décimas de su poemario La brújula del viajero. También en nuestros archivos, su comentario sobre el decimario Con mi guitarra de invierno, de la doctora Lourdes de la Caridad Gutiérrez Álvarez, publicado por la Editorial Loynaz. Lorenzo Suárez Crespo es un destacado colaborador de este sitio, al que mantiene informado sobre las actividades de la pinareña Casa de la Décima Celestino García; entre ellas, las tributadas a los fallecidos José Miguel Mederos y Polo Montañez.

SUS MÁS RECIENTES COLABORACIONES:


SOBRE ESCRITORES DECIMISTAS DE ESTA PROVINCIA: