viernes, 5 de septiembre de 2014

La audacia de los cobardes


Sobre el libro merecedor
del Premio Cucalambé 2012
 
Palabras de presentación de Nosotros los cobardes, por Argel Fernández Granado, en la Jornada Cucalambeana del 2013



Cuando conocí hace pocos años a Jorge Betancourt y a Alexander Aguilar, no sospeché que me tocaría en suerte ser cómplice de su obra en décimas, que tendría la oportunidad de realizar la edición de un libro suyo y, mucho menos, que la responsabilidad de presentarlo recaería en mí, sin embargo, ahora estoy frente a ustedes, como el labrador gozoso ante el milagro del racimo.

Y es justificado el gozo, pues el poemario Nosotros los cobardes, desde su título hasta el último verso, es un racimo vigoroso y apetecible de estrofas que muerden y pinchan (a gusto del gran Kafka) y al mismo tiempo provocan al espíritu a adentrarse en un juego donde las palabras son piedras filosofales, alquimia metafórica. Sus tres secciones (En paz descansen las formas verbales, Viejos silencios y Últimos miedos) son alegatos hacia la distorsión de un hecho real: la escritura y su interpretación, como bien dice en el prólogo Carlos Esquivel Guerra.

Detrás del tono lúdico ex profeso que los autores eligieron para levantar este edificio poético, hay una intensa luz que sale por cada rendija del andamiaje tropológico, una claridad antagónica de los contrasentidos existenciales (preocupación de todo poeta auténtico, de ahí las acertadas intertextualidades). Afortunadamente, Carlos Esquivel, Yamil Díaz y Karel Leyva, integrantes del jurado que otorgó el Premio Cucalambé en décimas 2012, apreciaron en su justa medida esos valores de Nosotros los cobardes y hoy la Editorial Sanlope pone este título, que abraza como primogénito la Serie Iberoamericana de la Colección Montaraz, a disposición de quienes deseen estar actualizados acerca de los rumbos por dónde anda nuestra estrofa nacional, la aplatanada, querida, subestimada, eludida, perseverante y renacida espinela.

Con una tirada de 500 ejemplares sale al mundo este nuevo decimario de Alexander Aguilar y Jorge Betancourt, producido por un equipo integrado por mí como editor, Samuel Perdomo Fuentez en el diseño y la composición, Aileen Rosales Reyes en la corrección y Andrés Sao Téllez en la impresión. Hoy pueden ustedes hacerlo suyo  y después de sobresaltarse, temer, atreverse y respirar la audacia de los cobardes, aceptar (o refutar) todo cuánto he dicho.

Muchas gracias

Argel Fernández Granado
El Cornito, Las Tunas, 29 de junio de 2013