jueves, 23 de noviembre de 2017

Karel Leyva: El retorno, un poema a Fidel


En el primer aniversario
de su partida a la inmortalidad

Foto: Alex Castro

Este 25 de noviembre se cumplen 61 años de que zarpara el yate Granma desde México hacia Cuba, con su carga heroica de revolucionarios decididos a lograr la definitiva independencia de Cuba. Quien los dirigía, el entonces joven combatiente Fidel Castro Ruz, se mantuvo al frente de esa pléyade durante la nueva y larga etapa de lucha insurreccional por él iniciada —tránsito de victoria en victoria desde las montañas de Oriente hacia el Occidente del país—, la culminó invicto el Primero de Enero de 1959, siguió en la primera línea junto a su pueblo durante los difíciles años de construcción de la nueva sociedad siempre bajo el asedio y agresiones del enemigo imperialista, y otro 25 de noviembre, seis décadas después de la salida del yate ya legendario, partió de nuevo, siempre inderrotable, hacia la inmortalidad. Ese hecho desgarrador e inevitable de hace un año, y los días estremecidos que le siguieron con el paso de la caravana que desde el Occidente hacia el Oriente del país llevaba sus cenizas para reposar junto a las de otros grandes héroes de nuestra Historia, fueron plasmados entonces en el siguiente poema por Karel Leyva Ferrer, vicepresidente del Grupo Ala Décima.


EL RETORNO

Regresa la caravana
con un crecido Fidel
multiplicado en la piel
de la tranquila mañana
llora el pueblo de La Habana
le dan vivas a su paso
y se nos queda el abrazo
pendiente, todo se inflama
el aire guarda la llama
y este simbólico trazo
surca la isla otra vez
buscando unir a los tres
gigantes de la montaña
el día es largo, se engaña
todo el que busca en la tez
indiferencia o castigo
solo el amor va contigo
el pueblo vino a encontrarte
y te ha dejado una parte
de su alma como abrigo
Vives Fidel, vas ahora
con otros pulsos latiendo
tu palabra va in crescendo
mientras recorres la aurora
para ti nunca hay demora
nunca te alcanza lo oscuro
ahí vas Caballo futuro
presente sol de los pobres
desde los campos salobres
a las montañas del puro
arroyo que amó Martí
Vamos contigo no hay nada
que impida nuestra avanzada
que nos separe de ti
el tiempo sabe que sí
y te propone su noria
de partida y desmemoria
pero nosotros amigo
vamos entrando contigo
por las calles de la gloria

30 de noviembre 2016