domingo, 13 de octubre de 2019

Alexander Besú y su poema Náufrago


Con noticias de preparativos
de la Fiesta de la Cubanía

Tomado de su página de Facebook, compartimos este poema de Alexander Besú Guevara (Niquero, Granma, 1970), quien ha merecido numerosos reconocimientos, y entre ellos se encuentra el Premio Iberoamericano Cucalambé 2007 con el poemario Bitácora de la tristeza. Es presidente de la Filial provincial del Grupo Ala Décima en Granma, cuya ciudad capital, Bayamo, del 17 al 20 de octubre acogerá la edición 25 de la tradicional Fiesta de la Cubanía. Del periódico provincial La Demajagua, ofrecemos anuncios de algunos preparativos de esa cita:


NÁUFRAGO

A los náufragos como yo, que aun, y a pesar
de todo, pueden creer que la próxima isla
es la única, o en un peor caso, la última.
Carlos Esquivel


Me deben un camino de regreso,
un incinerador de fantasías,
muchas condenas, pocas amnistías,
un famélico amor y un odio grueso,
desde que la tormenta, el sobrepeso
y el infortunio rudo que me encalza,
volcaron todo el cedro de mi balsa
en una islita sobrenatural,
con un rompiente demasiado real
y una pureza demasiado falsa.

Ninguna cábala, ningún presagio
predijo que el encono damnifica,
y eso, básicamente, significa
que me lo deben todo: ¡hasta el naufragio!
Lo atenuante es que aquí me descontagio
de paradigmas y de monumentos.
El agua borra aquí los juramentos
y el credo umbilical que nos maldijo.
(¡Qué claro Pisabarro cuando dijo
que del agua nacieron los sedientos!)

En este islote soy una verdad
sin las supuraciones del pasado.
En este islote me he reconciliado
abiertamente con mi soledad.
Aquí puedo ordenar la ambigüedad,
fundar una novísima creencia,
fijar el día de mi independencia
y celebrarlo con exorbitancia,
sin la menor señal de repugnancia
debajo del umbral de mi conciencia.

Aquí me sobra estirpe y abolengo,
pero me faltan otras adicciones.
Soy un acopiador de sensaciones
y este es mi latifundio, mi realengo.
Me faltan muchas cosas, pero tengo
la libertad de entretejer mis frases
y soltarlas desnudas, sin disfraces,
sin codificación ni elucidario.
Y tengo un cocotero solitario.
Y tengo el vuelo de los alcatraces…

Nadie me hará volver, quiero quedarme
en este espacio caricaturesco.
No se imaginan lo que yo agradezco
que nadie haya venido a rescatarme.
Esta es mi isla. Yo soy su gendarme.
Morir aquí es mi única encomienda.
Serán mis huesos la mejor ofrenda
que yo pueda dejar en este islote.
Mi muerte llegará como un brisote,
y la verdad se volverá leyenda.

Soy una veleidad semisalvaje,
soy un caudillo suficiente, autarco.
Si desde el litoral avisto un barco
tendré que enarenar mi caudillaje.
No habrá botella al mar, no habrá mensaje,
no correré arbolando un pabellón…
Nadie me arrancará de mi atolón.
Aquí yo renací, y aquí me inmolo.
Tan solo quiero que me dejen solo,
hasta que muera de imaginación.

También de su muro de Facebook, el poema Soy masón, de su autoría y leído por él en un video:


MÁS SOBRE EL AUTOR: