jueves, 30 de julio de 2015

Toda luz, en junio y julio


De Cucalambeana y Platanal

El espirituano Grupo Toda luz y toda mía dedicó sus encuentros recientes a la Jornada Cucalambeana y al Platanal de Bartolo yayabero. Nos reporta la poetisa Merari Mangly Carrillo, presidenta de esa agrupación y representante del Grupo Ala Décima en Sancti Spíritus

 
Fotos: Archivos de Toda luz


Toda luz y toda mía, diferente cada vez, mostró en dos meses consecutivos su trabajo variado, pero que integra el papel de este proyecto sociocultural.

El mes de junio anunciaba actividades por el inicio del verano y, a pesar del sudor caribeño acentuado en esta temporada, Toda luz y toda mía dedicó este mes a la Jornada Cucalambeana en Las Tunas. El patio de la sede de la Asociación Nacional del Ciego (Anci) provincial yayabera, reunió afiliados y colaboradores suyos para comenzar la mañana con un juego de dominó. Las hábiles manos, tras acariciar fichas, cantaron (modo parranda), décimas de uno de los integrantes de Trova Son. Pablo Pérez Rubio, un invidente guitarrista, pescador y poeta, interpretó aquellas décimas suyas, las que entre tantas, dedicara a su ciudad:



REMEMBRANZA

Sancti Spíritus, quisiera,
día de tu fundación,
oír poetas que son
parte de tu vida entera.
Tu parranda yayabera,
El Coro de Teofilito,
a Marcial y Abreito,
a Varona y a Pascual
y aquel inmenso caudal
de Sobrino y Miguelito.

Recordamos al esclavo
si echamos unas miradas
a las calles empedradas
y al bello puente Yayabo.
Aquel trabajo tan bravo
que la esclavitud le hizo,
en su momento preciso
fue del esclavo dolor.
Hoy nuestra Iglesia Mayor
es del pueblo, un paraíso.



Y dedicado el mes a la Jornada Cucalambeana, la espontaneidad propició que Bertha Legón, débil visual y colaboradora de la Anci, declamara las décimas Hatuey y Guarina, de Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, El Cucalambé. Otros contertulios declamaron décimas y agradecieron la existencia de la Casa Iberoamericana de la Décima en la ciudad tunera, por fomentar el cuidado de la décima en sus diversas formas de expresión.

Por su parte, Orestes Rodríguez compartió anécdotas personales que vivió junto a nuestro Raúl Ferrer, en la geografía del Escambray, a propósito de su centenario y a quien también la Jornada Cucalambeana rindiera tributo.

Jorge Farfán Meneses, invidente que, además de ser uno de los músicos de Trova Son tiene a su cargo la sala Braille de la biblioteca provincial Rubén Martínez Villena, compartió datos precisos de libros de décimas que incluye su archivo. Con este propio tema, Gualberto Crespo, director del la Anci (foto a la derecha), se incorporó a la amena charla, para recordar a los no pocos escritores decimistas videntes y no, que han recibido premios nacionales en el concurso Luis Braille, durante varias ediciones.

 Trova Son. A la derecha, Jorge Farfán, de la sala Braille.

Y al llegar el mes de julio, comenzó El Santiago Espirituano, fiesta popular tradicional que incluye en su programa El Platanal de Bartolo, donde plantó banderas Toda luz y toda mía. El ranchón Don Criollo nos permitió un escenario con la Parranda Típica Espirituana, otrora Los hermanos Sobrino, quienes, en aquel Platanal de Bartolo y a inicios de estas fiestas santiagueras en las primeras décadas del siglo anterior, fueran anfitriones de otras parrandas campesinas de los alrededores, las que asistían a los festejos luego de terminar sus cosechas. Se compartían platos criollos y pregones destellaban las ventas de dulces caseros y tradicionales.

 El Platanal de Bartolo yayabero.

 Primer plano a la izquierda, Benito Medina canta tonadas.

 Controversia. Al centro, a la izquierda, Malqueidis Díaz; a la derecha, José Rodríguez.

Por su parte, los poetas improvisadores Gabino Medina, José Rodríguez y Malqueidis Díaz Coca, juntaron su diálogo poético a las cuerdas acompañantes para cantarle a la tradición, a la cubanía, a la identidad. “A gozar en el Platanal de Bartolo”, tema musical del maestro santiaguero Chopín, y estrenado por su orquesta en 1956, al parecer fue motivo de muchos Platanales de Bartolo. De su sentido ubicuo, es muestra, no solo Santiago de Cuba (felicitado también por Toda luz… en su medio milenio), sino también Ciego de Ávila, lugar al que se le atribuye a Chopín la inspiración de su tema musical; por haber visitado allí una finca platanal, con un ranchón y un muñecón de paja llamado Bartolo.

También en Sancti Spíritus hemos tenido nuestro platanal, como área representativa de las más puras tradiciones campesinas. El Platanal de Bartolo, en este siglo XXI, es un reto para investigadores, para continuar en la búsqueda de nuestras raíces, tan necesarias en estos tiempos. El momento histórico de la patria, pide a gritos trabajar en defensa del patrimonio cultural de la nación cubana. Toda luz y toda mía, diferente cada vez, abre sus brazos a la décima en sus diversas formas de expresión.


RECIENTES DE ESTE GRUPO:

MÁS SOBRE ESCRITORES DECIMISTAS
ESPIRITUANOS HACIENDO CLIC EN:
SANCTI SPÍRITUS