miércoles, 4 de febrero de 2015

Palabras por los quince de Ala Décima


Agradecimientos y felicitaciones

Discurso del poeta Pedro Péglez González, presidente del Grupo Ala Décima, en el encuentro por los quince años de la agrupación y premiación del XV concurso nacional Ala Décima. Lunes 2 de febrero del 2015, peña semanal, en la biblioteca Tina Modotti, en Alamar, municipio de La Habana del Este.



Queridos hermanos de la poesía:
Estimados amigos todos:

En tres lustros pasan muchas cosas. Incluso puede que demasiadas, cuando se ha trabajado con vocación de servicio. Pero lo que más nos interesa que se sepa, es que estos quince de Ala Décima son apenas un momento feliz de uno de tantos empeños; que Ala Décima es apenas una más entre la decena de agrupaciones de escritores decimistas que existen en el país —fenómeno no suficientemente visualizado en el panorama de nuestra cultura—; agrupaciones que hoy trabajan articuladamente como un buen movimiento, en defensa de la poesía en estrofas de diez versos, de notable significación para la identidad nacional, y que hoy conforma un complejo artístico-literario de notable envergadura.

Un movimiento que inauguró, sin proponérselo, Renael González Batista, cuando fundó, en otro febrero, el de 1993, el Grupo Espinel-Cucalambé, que nos ha servido y siempre nos servirá como referente desde Puerto Padre, provincia de Las Tunas. De modo que la primera reverencia de Ala Décima es para esa agrupación insigne que sigue siendo presidida por ese poeta insigne.

Y como en tres lustros pasan muchas cosas, y hasta puede que demasiadas, en aras del tiempo y del programa no vamos a decir aquí todo lo que ha hecho Ala Décima antes de cumplir estos quince. Sería imposible decirlo todo y mencionar a todos sus protagonistas. No obstante, no podemos dejar de expresar lo que debemos agradecer, lo que queremos felicitar y de lo que nos debemos disculpar.


AGRADECEMOS:

—Ante todo a ustedes, los que hoy y aquí nos acompañan.

—Al colectivo de trabajadores de esta biblioteca Tina Modotti y a su directora, Dineya Vázquez, por el apoyo de siempre a la Peña, al Grupo y a su concurso. También a los poetas y trovadores amigos de esta Peña que sirve de sede a Ala Décima, y a su programador y conductor, el hermano Carlos Castro.

—A las instituciones que nos respaldan en nuestros empeños y en particular con el auspicio de premios colaterales en el certamen: el Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado —al cual estamos adscritos—; el periódico Trabajadores, que celebra desde ya su aniversario 45; el periódico Juventud Rebelde; la Casa Iberoamericana de la Décima El Cucalambé, de Las Tunas; el Proyecto El Guardabosques; y las fraternas agrupaciones Décima al filo, Toda luz y toda mía, y de Escritores Rurales.

—A los creadores de las artes visuales que han apoyado nuestro concurso con la donación de sus obras. A lo largo de los quince, la fotógrafa Tamara Gispert y el pintor Carlos Rafael Vega, ambos miembros de Ala Décima; y los también artistas de la plástica Manuel Fernández Malagón, Alejandro Gispert y Ventura González. Desde el pasado año, el reconocido artífice Kamyl Bullaudy, y en este año, el también destacado creador de la plástica Ángel Silvestre, cuya numerosa donación fue gestionada por el crítico y coleccionista de arte Jorge Rivas, integrante del Grupo Ala Décima.

—Agradecemos a todos los miembros de nuestra agrupación, cuya nómina asciende en este instante a 46, por lo que cada quien haya podido y querido aportar a este empeño donde se cumple exactamente aquello de “por amor al arte”, ya que nuestra agrupación no cuenta con financiamiento alguno. En particular, gracias a la más activa de nuestras filiales, la de San Miguel del Padrón, con tres poetisas lidereadas por Bertha María Gómez, por encabezar los empeños de Ala Décima en la promoción de la vida y obra de nuestro padre espiritual, Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí, en su territorio natal. Gracias a Roberto Manzano, nuestro profesor de Literatura, por su invariable magisterio y su respaldo práctico.

Agradecemos su apoyo sistemático a los miembros de Ala Décima que conducen sus propias tertulias y peñas en la capital: el dúo Ad Líbitum, integrado por María de las Nieves Morales y Leonel Pérez; Julito Cumberbatch con su Lira y verso; Luisa Oneida Landín con La letra en rosa; Tomasa González, con su Más que palabras.

En otras provincias, agradecemos a los miembros que ejercen funciones de representantes del Grupo en sus territorios, en lo cual se destaca Mariana Pérez en Villa Clara, en cuya acogedora capital provincial dirige el excelente y singular espacio de agrupamiento de obligada referencia para el movimiento decimístico: la tertulia La décima es un árbol, que en septiembre cumplió 7 años. Igualmente se destaca en tales funciones Merari Mangly, en Sancti Spíritus, con la singularidad de que es la única representante de Ala Décima que no es miembro de la agrupación, con la cual ha colaborado desde el año 2006 cumpliendo encomiendas cada vez más significativas. Su colaboración lógicamente se ha articulado mucho más a partir de que Merari lograra en el 2011 la fundación del grupo provincial de decimistas que hoy, bajo su presidencia y con el nombre de Toda luz y toda mía, es una de las agrupaciones más sostenidamente activa y ya se encamina a la celebración de su tercer festival y su cuarto concurso, en el mes de mayo.

Y agradecemos también, entre los miembros efectivos de Ala Décima, a dos de ellos que año tras año, desde el 2002 y el 2006 respectivamente, han asumido importantes funciones en la preparación de las premiaciones de nuestro concurso nacional: Luisa Oneida Landín e Isbel Díaz Torres, este último como diseñador y editor del folleto que muy modestamente imprimimos con el cuaderno ganador del primer premio en cada edición del certamen.



FELICITAMOS:

—A una de nuestros fundadores, María de las Nieves Morales, poetisa con numerosos lauros, por el galardón que recibió en el género de cuento en los Premios del tren 2014, en España. También a Modesto Caballero y Ada Isabel Machín, integrantes de nuestra agrupación que recibieron galardones en el  XVI concurso nacional de poesía Regino Pedroso, y a Mariana Pérez Pérez, que conquistó el Premio de glosas Jesús Orta Ruiz, Indio Naborí. A nuestros hermanos poetas Carlos Esquivel, Juan Carlos García Guridi y Miguel Mariano Piñero, igualmente miembros de Ala Décima, respectivamente ganadores, en el pasado año, del Premio Heredia, el Premio Francisco Riverón y el Premio Iberoamericano Cucalambé, el más importante de la variante escrita de la estrofa, lauro que también alcanzó Herbert Toranzo, a quien del mismo modo enviamos nuestro abrazo. También a otros poetas decimistas que han merecido lauros poéticos en ese lapso: Rolando Ávalos (Premio El Buscón, en España), Elaine Vilar (Premio Loynaz), Alfredo Zaldívar (Premio Milanés), Sergio García Zamora (Premio Raúl Ferrer), Yunior Fernández (Premio Toda luz y toda mía) y Mildre Hernández (Premio Casa de las Américas).

—A los poetas de Velasco, plaza fuerte decimística en la provincia de Holguín, por la reciente aparición de la antología La extraña brevedad, preparada por Agustín Serrano, con poemas en estrofas de diez versos de los autores de ese territorio.

—Al fraterno Grupo Nacional de Escritores Rurales, por su exitoso IV Encuentro, efectuado en diciembre en su sede de la comunidad de San José, municipio de Colombia, provincia de Las Tunas. Esa agrupación, la de más reciente creación, se ha colocado rápidamente en la primera línea de trabajo del movimiento decimístico nacional. Reciba nuestra felicitación con el abrazo a su fundador y presidente, nuestro hermano Miguel Mariano Piñero, Premio Ala Décima 2013, Premio Iberoamericano Cucalambé 2014 y miembro del Grupo Ala Décima.

—Al fraterno Grupo iberoamericano de escritoras Décima al filo, por su exitoso IX Encuentro, celebrado en diciembre en su sede de la camagüeyana ciudad de Guáimaro, con justeza calificada como la capital de la décima escrita por mujeres. Reciba esta agrupación, consolidada y consistente, nuestra felicitación en el abrazo y el beso que enviamos a su fundadora y presidenta, nuestra hermana Odalys Leyva, Premio Ala Décima 2004, Premio Iberoamericano Cucalambé 2008 y miembro del Grupo Ala Décima.

—En ese IX Encuentro Décima al filo se efectuó la premiación del VII concurso de igual nombre, cuyo jurado, integrado por Diusmel Machado, Miguel Mariano Piñero y Merari Mangly, decidió otorgar el Gran Premio, así como el premio que concede Ala Décima en ese certamen, a la joven poetisa Elizabeth Reinosa Aliaga, aquí presente, a quien expresamos nuestros más cariñosos parabienes y los de Odalys.


Y NUESTRAS DISCULPAS:

Rogamos nos perdonen los modestos resultados que han tenido nuestros esfuerzos para dotar materialmente la premiación de este concurso nacional Ala Décima. Tengan la seguridad de que ha sido el saldo de nuestros más amorosos empeños.


Estimados hermanos y amigos:

Esta celebración, como cada año, además de ser la del aniversario de nuestro Grupo Ala Décima, saluda la Feria Internacional del Libro a cuyas puertas ya nos encontramos. En este año evocamos también, con todo cariño, a un poeta que cumplirá en mayo próximo cien años de nacido, y que en vida fue un verdadero hermano de nuestro padre espiritual, el Indio Naborí. A Raúl Ferrer, en este centenario, el abrazo de Ala Décima.


Muchas gracias.