martes, 9 de octubre de 2012



Desde Santa Clara

Cinco gajos tiene
el árbol de Mariana

Celebrado el primer lustro de vida
de la tertulia
La décima es un árbol
 Varios de los creadores que participaron en la cita de cumpleaños. De izquierda a derecha los repentistas Héctor Peláez y José Manuel Silverio, la investigadora Amor Benítez, el improvisador Nelson Lima, el poeta Isbel Díaz, autor de este trabajo, y Mariana Pérez.




Por
Isbel Díaz Torres, miembro del Grupo Ala Décima, en representación de la dirección de la agrupación para este encuentro



Con la amenaza constante de la lluvia, que por esos días bañaba la entrañable ciudad de Santa Clara, un grupo de amantes de la poesía llegamos la tertulia
La décima es un árbol para celebrar su quinto aniversario. En la ocasión, su sede habitual, el Museo de Artes Decorativas de esta ciudad, abrió sus puertas a un nutrido grupo de invitados y artistas, que acudieron al llamado de la poetisa, investigadora y promotora cultural Mariana Pérez Pérez.

Mariana fundó este espacio el 21 de septiembre de 2007. De entonces acá ha celebrado unos sesenta encuentros, y ha tenido como invitados a más de 50 personalidades, entre artistas e investigadores. Pero quizás su mayor logro ha sido conformar un grupo fiel de amantes de la décima en el corazón de la capital villaclareña. Eso pude corroborarlo al ver la sala abarrotada de personas esa tarde, y otras tantas asomadas por las ventanas abiertas.

Un ambiente de confraternidad y mutua admiración se respira siempre en los ambientes “decimísticos”, y esta vez no fue la excepción. Tuve el alto privilegio de conocer y compartir con dos excelentes poetas repentistas camagüeyanos: Héctor Peláez y Nelson Lima, quienes unieron su verbo con otros tres improvisadores de Santa Clara (José Manuel Silverio, Eduardo Cruz, y Felipe Alberna), para homenajear a Mariana y su ya importante tertulia.

Como de una fiesta se trataba, la anfitriona tuvo el buen tino de traer a escena un exquisito conjunto de música tradicional. No uso el adjetivo “exquisito” de modo festinado: los jóvenes de la Brigada José Martí que conforman el Grupo Raíces dieron muestras de haber asimilado en profundidad el arte que ejecutan, de dominar con rigor sus instrumentos, y de conocer verdaderamente la música de que son herederos. No pude menos que admirarlos, sobre todo considerando que siendo tan jóvenes, han puesto su talento a favor una de las aristas a veces menospreciada de nuestro arte popular más autóctono. Ellos mismos, por supuesto, además de sus números (siempre con una interesantísimo trabajo en las voces), acompañaron después a los repentistas, momento en que hicieron gala de su virtuosismo, sobre todo en las intervenciones del laúd.

La tertulia de Mariana, como ella mismo siempre deja claro, no privilegia ninguna vertiente de la décima (oral o escrita). Incluso, pienso yo, logra por momentos la fusión de ambas expresiones. Quizás ese sea el caso del “Catálogo rimado” presentado la ocasión por el poeta y editor Edelmis Anoceto, también colaborador de la tertulia.

«El catálogo rimado constituye un producto de creación colectiva (poesía ecfrástica) en torno a las piezas del Museo. No conocemos de otras acciones similares, por lo que consideramos este constituye una experiencia novedosa e interesante, en la cual se combinan las artes visuales y la poesía. El proyecto contribuye a la difusión de la décima, tanto oral como escrita, creada no solo por escritores y repentistas reconocidos, sino también por talleristas aficionados que, en contacto con aquellos, van ascendiendo peldaños en el manejo de la rima y la métrica.»

Esas son parte de las palabras que introdujeron la mínima selección (2007-2012) que conformó el Catálogo Rimado. Por supuesto, también se presentó, como es habitual, una obra de arte a la que los poetas presentes cantaron.

La promotora e investigadora Amor Benítez, del Centro Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado, acudió a la celebración del aniversario de “La décima es un árbol”, para brindar el apoyo de su institución a la iniciativa del centro de la isla. De igual modo, el Grupo Ala Décima (del cual Mariana Pérez es activa integrante) estuvo presente para felicitar el espacio y hablar de la labor que realiza a favor del desarrollo de la estrofa de diez versos.


Los contertulios de Mariana pudieron adquirir, además, el último número de la revista Signos, fundada por Samuel Feijóo en 1969, y que actualmente es dirigida por Manuel Martínez Casanova y editada por el ya mencionado Edelmis Anoceto. Las palabras “subiditas de tono” del presentador, el escritor Otilio Carvajal, introdujeron esta última edición de la antológica revista, dedicada esta ocasión al humor y al sexo en la cultura popular cubana.

Tarde agradable y feliz, salpicada por la lluvia y los octosílabos cadenciosos de nuestra décima, sirvió para agradecer este empeño. Cada vez los defensores de la cultura cubana nos articulamos más, crecemos en red de solidaridad, nos influimos mutuamente. Es estimulante pensarnos como árboles que medran año por año, echando gajos de arte y amistad. El de Mariana ha aportado cinco gajos a este bosque. ¡Enhorabuena!





Palabras introductorias del encuentro

Por Mariana Pérez Pérez, fundadora y conductora de esta tertulia, y representante del Grupo Ala Décima en Villa Clara



«…a partir de hoy, rendiremos homenaje a Leoncio Yanes, a Naborí, Ramón Roa, Chanito Isidrón... y a tantos otros defensores de la cubanía a través de “la estrofa del pueblo cubano” —calificada así, según se dice, por el poeta del siglo XIX José Fornaris—, así como a todos los que en nuestra lengua, y hasta en otras, hacen de la décima un patrimonio poético humano, muy a pesar de sus detractores, que siempre existen.» (21-9-2007)

La cita pertenece al texto con el cual dejamos inaugurada esta tertulia, hace hoy cinco años exactamente. Aquella tarde, de la cual no hay testimonio fotográfico ni grabaciones, se reunió un pequeño grupo de amigos y familiares, en el patio de este Museo de Artes Decorativas, con mucho entusiasmo y más nervios, para iniciar un trayecto que ya está cumpliendo un lustro. Nadie pensó entonces —creo—que este proyecto recorriera un camino tan largo; ahora miramos hacia atrás como si estuviéramos tratando de recordar el sueño de la noche anterior —tantas cosas han sucedido—, pero es una realidad vivida, sufrida y disfrutada; por suerte, hemos tenido la previsión de guardar en un sitio web sus avatares, porque el tiempo continúa pasando y la memoria resulta débil para almacenar cada uno de los momentos de estos primeros sesenta encuentros.

No voy a detenerme en cifras, basta con decir que hemos contado con cerca de cincuenta invitados: poetas escritores, poetas repentistas y críticos; nunca se privilegia a unos en detrimento de otros, porque aquí cada quien ocupa un puesto de honor. Tampoco han sido olvidados los que ya no están entre nosotros: Leoncio Yanes, Samuel Feijóo, Emilio Ballagas, Joaquín Díaz-Marrero Torres, René Batista Moreno, Chanito Isidrón, Evelio Ruano López, Estanislao “Cuco” Menéndez y, por supuesto, nuestra patriota y benefactora de la ciudad Marta Abreu de Estévez, han recibido el homenaje oportuno.

Cada mes ha estado presente la historia de la décima y la mención de grandes personalidades vinculadas, en mayor o menor grado, con ella: poetas españoles de los Siglos de Oro (Vicente Espinel, Lope de Vega, Luis de Góngora, Miguel de Cervantes y la mexicana Sor Juana Inés de la Cruz) o contemporáneos como Rafael Alberti. Por supuesto que nunca faltaría José Martí. También nos hemos referido a Nicolás Guillén, Fina García Marruz, y muchos otros cubanos, junto con poetas que mantienen viva la estrofa en Chile, Panamá, Guatemala, El Salvador, México y Estados Unidos de América.

Sin dudas, lo más difícil ha sido sostener la edición del Catálogo rimado que, como siempre he dicho, no es un producto literario perfecto, sino un taller para el desarrollo de quienes nos adentramos en los secretos de la décima. Mes a mes, hemos corrido en busca de algún lugar donde nos hagan el favor de imprimir unas pocas copias; y eso, después de llamar muchas veces a los autores para corregir defectos, de pedir las imágenes y datos al Museo, de procesarlos y conformar el catálogo; más tarde se prepara la versión para el sitio digital. Ya vamos por 58 números (faltan los correspondientes a julio y agosto). Lo más importante de la tertulia y del Catálogo rimado —a nuestro modo de ver— es que contribuyen a mantener activa la mente y estimulan la creación en personas de la tercera edad (la mayoría de los autores); ello, aunque algunos discrepen, ayuda a su calidad de vida.

Quiero agradecer, primeramente, al Museo de Artes Decorativas por haberme dado la oportunidad de crear este espacio que tantas satisfacciones nos produce (aunque a veces haya provocado lágrimas, como el 28 de noviembre de 2009 con las décimas de Yamil Díaz).También debo expresar mi agradecimiento a: Dirección Provincial de Cultura (Nelys Valdés, Serguei Pérez Pérez, Mariví, Marvin, Nidiolis y Eduardo); Centro Provincial del Libro y la Literatura (Fidel Tejeda y todo su equipo de trabajo); Centro Provincial de la Música “Rafael Prats”; Dirección Municipal de Cultura de Santa Clara; librerías “Pepe Medina” y “La Piedra Lunar”, así como a todos aquellos que, a título personal, han cooperado en algún momento con esta tertulia. Creo que ya se ha dicho la esencia, ahora, que continúe esta gran fiesta de la décima.

Muchas gracias.





LOS PREMIOS FUERON:



MENCIÓN: "Tradición", de Pedro Luis González Domínguez (Catálogo Nº 52)



TRADICIÓN

Yo vi en una palangana
y en una jarra, señores,
detalles y pormenores
de la tradición cubana.
La mujer, en la mañana,
de su lecho al levantarse
empleaba para asearse
el agua que, previamente,
en tan bello recipiente
colocaba al levantarse.

En el cuarto pernoctaban
y si pudieran hablar
nos íbamos a enterar
cuántas veces las vaciaban.
Sus servicios reclamaban
mucho los recién casados;
y en estudios realizados
claramente se refleja
que en el cuarto de la vieja
apenas eran usados.




TERCER LUGAR: "Añoranzas con bibelots", Olimpia Pombal Duarte (Catálogo Nº 48)



AÑORANZAS CON BIBELOTS

Bibelots de dulce aliento,
expresión de un genio artista
que en el crisol de una arista
fundió belleza y talento.
¿Quién no ha visto ese momento
de lúdrico paganismo
cuando un niño ve en sí mismo
el dedito que allí, justo,
lo espera con tanto gusto
y sin ningún aforismo?

Y aquí están: el del chupete
que nos mira socarrón,
el que aprieta el biberón
y el que usa como tete
su pie suave y regordete;
el que duerme bocabajo
y dormido, rubio y majo,
levanta las posaderas.
¡De qué diversas maneras
su candidez me distrajo!

Están también las gemelas
—desgreñadas y sonrientes—
como amorcillos lucientes
de los otros centinelas.
Yo, feliz cual castañuelas
regreso el tiempo y los veo
moverse, andar; su gorjeo
mueve saber la existencia
de una perenne inocencia
en la que confío y creo.




SEGUNDO LUGAR: "Leyendas del Museo", Caridad González Sánchez (Catálogo Nº 49)



LEYENDAS DEL MUSEO

Ruido de menudos pasos
por la silenciosa casa.
¿Un suspiro la traspasa?
Suenan tres aldabonazos.
Clara ya no tiene abrazos
sólo es presencia intangible,
sólo es un sueño imposible
de encaje y tul carcomido.
Misterio. Clara se ha ido
para siempre. ¡No es posible
que se haya ido y no esté!
¿Y entonces, de quién los pasos?
Suenan tres aldabonazos
en la puerta. ¿Y el café
que aún humea? ¡Pero el té
ya servido! ¿Quién la espera?
¿Quién la llama desde afuera?
¿Y Clara? ¿Por qué está triste?
Clara no está. Ya no existe
en los cuartos primavera.

Suenan tres aldabonazos
y la ciudad se despierta.
hay tres toques a la puerta
y el ruido de algunos pasos.
Se han marchitado los lazos
de los tapetes. ¿Persiste
la neblina? ¿No existe
la magia que la acunara?
Es Clara, señor, es Clara.
Clara está triste, está triste.

Llueve. Hay luz en el pozo
y un aleteo que vive
bajo el gotear del aljibe
con un duelo quejumbroso.
Llueve. Hay luz en el pozo.
La puerta vuelve a gemir.
¿Quién se va sin nunca ir
y de noche se enmascara?
Es Clara, señor, es Clara,
y nadie le quiere abrir.




PRIMER LUGAR: "Madame de Pompadour en una silla de Versalles", Leonardo Albeo Valdés Ferrer  (Catálogo Nº 58)



MADAME DE POMPADOUR
EN UNA SILLA DE VERSALLES

Una maravilla. Pieza.
Un busto. Una cortesana.
El brillo, la porcelana
perpetúa la belleza
de la amante —no es princesa—
del Rey. Descubre el matiz
la carnada del desliz
amoroso. Su detalle
alza la voz de una calle
en la ciudad de París.

Carnal deseo. La Ley
fue vulnerada en secreto
por su hermosura. Irrespeto
de la Madame con el Rey.
A la sombra de la grey
se amaban. En una silla
de Versalles, ella brilla
con derechos toda plena
y a sus contrarios condena
a morir en la Bastilla.





El jurado fue integrado por Lorenzo Lunar Cardedo y Liany Vento García. Por razones éticas yo no participé en la selección final, ni supe de los premios hasta el momento de su anuncio por el jurado en la tertulia, aunque sí tengo dos décimas finalistas para el Suplemento Anual.







 


Muestras de la obra poética de Mariana Enriqueta Pérez Pérez, pueden verse mediante los siguientes enlaces con el blog Álbum nocturno y la antología on line Arte poética. Rostros y versos, ambos del poeta salvadoreño André Cruchaga. Varios estudios realizados por ella aparecen en nuestra sección Decimacontexto: Polizón en la aljaba de Eros, sobre la décima de amor escrita en Villa Clara. Las albas rumorosas, acerca del libro Jiras guajiras, de Samuel Feijóo. La décima cubana durante las guerras de independencia: los poetas de la guerra, interesante aporte sobre ese período. La décima escrita en Villa Clara, sobre la poesía concebida en estrofas de diez versos en esa provincia.

Visite el sitio web de su tertulia La décima es un árbol

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA DÉCIMA EN ESTA PROVINCIA HACIENDO CLIC AQUÍ:
VILLA CLARA