miércoles, 26 de diciembre de 2012


VII Encuentro Décima al filo

Tal vez el más intenso

En solo dos jornadas, memorable cita de intercambios entre escritores y con la población. Efectuada la premiación del V concurso nacional Décima al filo, cuyo principal lauro mereció Lilia Aurora Machado

Por Julio Viera
Ampliado de
Trabajadores digital


Es difícil que haya tenido el grupo de creadoras Décima al filo, en sus diez años de vida, una cita tan intensa como este VII Encuentro recién concluido con la participación de una treintena de autores de Las Tunas, Holguín, Sancti Spíritus, La Habana, Camagüey, y de esta última provincia, sobre todo, la sede, la acogedora ciudad de
Guáimaro, considerada la capital de la décima escrita por mujeres.

Sucede que a la habitual altura de los sentimientos fraternales y la elevación espiritual, promovidas por la poesía y presentes en los seis cónclaves anteriores, en este — dedicado a los poetas Mirian Estrada Medina y Pedro Péglez González se sumó la intensidad física con que por razones diversas hubo que llevar a cabo, en solo dos días, una agenda de 15 acciones artístico-literarias, varias de ellas en intercambio con la población.


Con escritores de ambos sexos, pero tangible protagonismo para las féminas, transcurrió un programa en que fueron significativos la inauguración por
Odalys Leyva y Diusmel Machado, respectivamente presidenta y secretario del evento, en el Museo municipal, Casa de la Constitución —institución en que tuvo lugar una buena parte de las actividades—; la ofrenda floral y poética a Ana Betancourt de Mora, en el Mausoleo a esa insigne patriota, Monumento Nacional; los recitales colectivos de poesía; la lectura de décimas para el público infantil; la acostumbrada competencia de la poesía de cordel; la visita al artista de la plástica Eduardo Rivera y los vínculos permanentes con el también pintor Carlos Gondres, convertido en uno de los animadores destacados del evento.

Míriam Peña, vicepresidenta del Grupo Décima al filo, fue la conductora del guateque con el barrio, ante el Rincón guaimareño de la décima.


De igual modo lo fueron el guateque “La décima, isla y mujer”, realizado en plena calle y con el barrio, ante la sede del Grupo Décima al filo, el Rincón guaimareño de la décima —cita a la cual asistieron la Directora Provincial de Cultura y el Director del Centro Provincial del Libro—; el espacio teórico, que entre otros temas, abordó a figuras como Dulce María Loynaz, Virgilio Piñera, y el emblemático Indio Naborí, de quien se analizó su influencia en la tendencia actual al agrupamiento fraternal entre los decimistas. El Museo municipal acogió este momento de análisis y también fue sede de la peña “Guáimaro al centro de todo”, con el acostumbrado recital de autores ganadores del Premio Iberoamericano Cucalambé —en esta ocasión con Odalys Leyva Rosabal, Carlos Esquivel, Pedro Péglez González y Diusmel Machado— y de poetas merecedores del Premio Décima Joven de Cuba, entre ellos Randoll Machado. La referida peña también fue testigo de la presentación de libros recién publicados por la camagüeyana Editorial Ácana y por el mexicano Frente de Afirmación Hispanista, A. C.

Un momento de la lectura de los Premios Iberoamericanos Cucalambé- De izquierda a derecha, Diusmel, Odalys, Esquivel y Péglez.

En la Galería de Arte de Guáimaro, anfitriones y huéspedes apreciaron una interesante muestra plástica de un creador local, y asistieron a una impresionante presentación del guitarrista concertista holguinero Eliécer Travieso Venereo (foto a la derecha), para de allí, ya entrada la segunda y final noche, irse a la casa de la familia de René Lantigua, sistemático e imprescindible colaborador de estos encuentros Décima al filo, donde las atenciones de ese ámbito hogareño fueron correspondidas por actuaciones del propio maestro Eliécer y el acto de premiación del V concurso nacional Décima al filo, con el cual quedó clausurada esta séptima edición —a mi juicio la más intensa, de lo cual da fe esta relatoría— de la que ha devenido cita más importante dedicada específicamente a la décima escrita en Cuba.

René Lantigua (segundo de izquierda a derecha), en su casa, junto a varios de los invitados asistentes.



RESULTADOS DEL CONCURSO

Como se dio a conocer en este espacio, el jurado del V concurso Décima al filo fue integrado por los poetas María de las Nieves Morales, Pedro Péglez González y Randoll Machado. Los reconocimientos otorgados fueron los siguientes:

—Gran Premio para Lilia Aurora Machado, de La Habana, por su cuaderno Virginia Woolf.

—Premio especial del Grupo Toda luz y toda mía para Caridad González Sánchez, de Villa Clara, por su texto La noche del suicida.

—Premio especial Perros ladrándole a Dios, otorgado por Carlos Esquivel, a Lilia Aurora Machado por su obra Virginia Woolf.

—Premio especial del Grupo Ala Décima, para autora joven, a Merari Mangly, de Sancti Spíritus, por su cuaderno Ponderaciones al vocablo.

—Mención a Nitza Núñez, de Guáimaro, Camagüey, por su texto Frente a la hojarasca.


Ofrecemos íntegramente el cuaderno Virginia Woolf, de Lilia Aurora Machado (foto a la derecha), que conquistó el Gran Premio y el Premio especial Perros ladrándole a Dios, otorgado por Carlos Esquivel:




Deshacerse de las sombras que se llevan con uno mismo…
Y entonces tenía que dejarle mentir, como todos hacemos
.

Marguerite Yourcenar


VIRGINIA WOOLF



Desnudo el  alma, strip-tease
de mi espíritu. Revelo
un delirante flagelo
despojado de barniz
.

Lilia  Machado Coello


Soy la mitad del estío
inconcluso entre mi espalda
y otro invierno. Ya mi falda
desasosiega un hastío
de otoño, su escalofrío
es claroscuro, matiz
de mi sombra, su  cariz
impreciso, simulado
en mi faz.…………A su costado
desnudo el alma, strip- tease
de mi equinoccio en alud
hacia un solsticio que llueve 
los eneros de mi nieve
desangrando senectud.
Navego  insomnio,  inquietud
de mi esquife en el deshielo,
y en la espuma, doble cielo
de inexacta  soledad;
su reflejo es dualidad
de mi espíritu…………Revelo
incertidumbre; murmuro
mis verdades, mi mentira,
con la máscara de ira
y el disfraz de algún conjuro.
Desaliñarme procuro
en los pliegues de mi velo;
no resiste el escalpelo
el escrutinio que embruja
la sordidez que me estruja:
un delirante flagelo.
Vago apagada en la inerte
profecía de mi nombre,
ya sea mujer, sea hombre,
mi espíritu se revierte
en el espejo; la muerte
hipnotiza mi desliz
en espirales, matriz
de los relojes que arrostro
por la intemperie en mi rostro
despojado de barniz.



Desangré lo perdonable
fui a la luz, a su reencuentro
y muero despacio, adentro
como un pez interminable.

Carlos Esquivel–Diusmel Machado


Era mi traje la sombra
de algún disfraz sin testigo;
y mis máscaras postigo
de la locura. Me asombra
la orfandad que fútil nombra
mi hora estéril, inefable;
no oscilé en lo razonable
de quedarme. Quise irme,
y en el río, al redimirme,
desangré lo perdonable.
Me desvirtué, me deshice,
deshilé mis rastros, muda;
roí en mis nervios la cruda
profecía que rehíce
en el silencio. No quise
desandar el epicentro
de la soledad, encuentro
de mi voz entre las aguas;
con la muerte en mis enaguas,
fui a la luz, a su reencuentro.
Entumecí las edades
del tiempo desde el umbral
de mis ojos, inmortal
recodo de tempestades
y atisbos de irrealidades
cercenadas en su centro.
Ingrávida me descentro
de la tierra, voy al río;
mi carnada es el vacío
y muero despacio, adentro.
Al infinito, sin prisa,
viajo temblando en la nada;
-inerte huella mojada
sobre la espuma ceniza-.
Para siempre advenediza
me diluyo, inalcanzable,
hasta lo eterno, innombrable,
en duda rota, andariega,
que en el tiempo se despliega
como un pez interminable.



Huir o quedarme: el traje
es el mismo y me soporta.
Huir, quedarme: no importa
la patria es solo un paisaje.

Carlos Esquivel–Diusmel Machado


Avizoré el infinito
y transgredí sus fronteras,
distorsioné las aceras
de ese instante. Fue delito
el salto al agua, aquel grito
liberador. Me sustraje
de la cordura, hice un viaje
desde mi piel a su entraña;
hurgué…,  mi incógnita engaña:
¿huir o quedarme?..............El  traje
era perpetuo disfraz
de mi silencio. Tal vez
la aquiescencia de un revés
premeditado; quizás,
el juego de un antifaz
sin el límite que acorta
las distancias, y reporta
en el olvido un adiós;
pero mi dual albornoz
es el mismo y me soporta
hasta el final…………….El naufragio
de mil hambres fue cadena
en mi garganta, y carena
en el río su presagio
delirante. Ya el adagio
de mi espectro me hunde absorta
entre sus aguas. Mi aorta
se deshace sin indulto;
he alucinado en lo oculto,
huir, quedarme: no importa
si de todos modos soy
la que transmigra su herida
al horizonte. La huida
es vaticinio; allí voy
a descifrarlo. No estoy
fugándome en mi ropaje
de acertijos a otro anclaje
sin permanencia y sostén.
La vida es muerte en mi andén…
la patria es solo un paisaje.




INFORMACIONES RELACIONADAS:


ANTERIORES ENCUENTROS
DÉCIMA AL FILO:

III Encuentro (junio 2007)
IV Encuentro (junio 2008)
V Encuentro (diciembre 2010)
VI Encuentro (diciembre 2011)



MIEMBROS DEL
GRUPO ALA DÉCIMA
PARTICIPANTES EN ESTE VII ENCUENTRO: